Spielberg dice que sin lugar a dudas, los extraterrestres son nuestros amigos


10 May, 2005
     Filosofía

Recientemente Steven Spielberg dijo a la Asociación de Prensa que considera que los extraterrestes son buenos samaritanos galácticos como E.T.


etspielberg01_max.jpg

Recientemente Steven Spielberg dijo a la Asociación de Prensa que considera que los extraterrestes son buenos samaritanos galácticos como E.T. en vez de ser los maléficos merodeadores de "La Guerra de los Mundos", y que el primer encuentro entre ellos y los seres humanos será amistoso.
Spielberg añadió: ¨No puedo creer que alguien viajara unas distancias tan enormes con ánimos de destrucción"

Esta declaración tiene mucho sentido, tal y como el Profeta Rael a menudo explica en sus entrevistas. Aquellos que han alcanzado la tecnología necesaria para viajar en el espacio y visitar otros sistemas solares, otras galáxias, tienen suficiente conocimiento para auto-destruirse si no han alcanzado un nivel donde cultivar la paz se ha convertido en algo más importante que poseer más territorios y querer llevar siempre la razón.

Obviamente esto se aplica a nuestra sociedad ya que tenemos la capacidad nuclear para destruir la Tierra ahora mismo, al mismo tiempo que planeamos alcanzar otros planetas de nuestro sistema solar. Si no resolvemos nuestra ira interior, es muy improbable que podamos adentrarnos más en la galáxia.

Según Rael y nuestros Creadores, tenemos más del 85% de probabilidades de que nos auto-destruyamos (número que tambien ha sido confirmado por otras asociaciones independientes). Nuestro mundo precisa más personas como Ghandi para poder contrarrestar el proceso de destrucción y esta es la razón por la cual los "Diseñadores Inteligentes" que nos crearon y que se preocupan por nuestra supervivencia nos han enviado su último mensaje (ver el libro que se puede descargar grátis a través de www.rael.org)

Las películas de Hollywood reflejan nuestra naturaleza humana y prefieren mostrar a los alienígenas destruyendo a inofensivos terrícolas, en vez de mostrarlos dándose la mano.
Si pudieran revertir esta tendencia, no solamente ayudarían en dar forma a un mundo más preparado para sobrevivir, sino que realmente nos ayudarían a preparar a la humanidad para su llegada.