El Jesucristo de Chocolate merece un lugar


30 Apr, 2007
     Filosofía

Rael ha expresado su apoyo a dos artistas que causaron molestias...


jesus_chocolatern.jpg

Rael ha expresado su apoyo a dos artistas que causaron molestias... el escultor Cosimo Cavallaro que debía de exponer a comienzos de Abril, durante la Semana Santa, una estatua de Jesús hecha de chocolate en la galería de un hotel en Manhattan.

Pero al obispo católico local no le gustó y la presión que hizo al hotel fue tal que la exposición fué prohibida antes de que tuviera oportunidad de comenzar. La razón por tal ira no es porque el obispo temiera que la gente pudiera preferir comerse el Jesús de chocolate en vez de sus soso Jesús de pan, sino que la razón de todo este enorme drama estaba en el hecho que Jesús estaba representado en la cruz, es decir, totalmente desnudo!.

Lo que es realmente gracioso es que toda la prensa americana solo mostró una representación de la espalda de la estatua. Solo después de ver una foto de la estátua de cara en un periódico de Nueva Zelanda, pude comprender porque el obispo se habia conmocionado tanto... Es un alivio ver que la prensa de Nueva Zelanda se sienten cómodos con el hecho de que Jesús tenía pene :-) Así que pensamos que deberíamos de compartirlo con ustedes para declarar de nuevo a nuestra manera que no deberíamos de tener ningún tipo de tabús acerca de nuestro cuerpo o nuestros organos sexuales, y que Jesús era un ser humano y que nunca condenó el sexo... ¿Para que iba él a condenar parte de la creación? La filosofía raeliana declara muy claramente que hemos sido creados para disfrutar plenamente de la vida y poder alcanzar la plenitud y crear con pasión, utilizando cualquiera de nuestros sentidos para poder realizar plenamente nuestra creatividad.

Jammontoya2 J.A.M Montoya, un artísta español, tambien está teniendo éxito en este sentido y Rael también le envió sus felicitaciones.

Aquí pueden ver una de sus obras que se llama "María masturbando a Jesús", que se publicó junto a varias otras de sus obras en un libro que fué patrocinado por un gobierno regional en España. Aquí de nuevo, la iglesia católica no estuvo demasiado contenta...