‘Hospital del Placer’ en Burkina Faso para restablecer el funcionamiento del clítoris en las mujeres mutiladas en su niñez


16 May, 2007
     

Foto: de izquierda a derecha junto con algunas de las primeras piedras que se llevarán al emplazamiento de la construcción están: Banemanie, corresponsal de Clitoraid en Burkina Faso - Fahir, la primera mujer operada grácias a Clitoraid, y Abibata quién está viajando por todo el país para informar a las mujeres y a las jovencitas de las escuelas sobre la nueva posibilidad de reparar el clítoris.


Pierre Bobo Rn Foto: de izquierda a derecha junto con algunas de las primeras piedras que se llevarán al emplazamiento de la construcción están: Banemanie, corresponsal de Clitoraid en Burkina Faso - Fahir, la primera mujer operada grácias a Clitoraid, y Abibata quién está viajando por todo el país para informar a las mujeres y a las jovencitas de las escuelas sobre la nueva posibilidad de reparar el clítoris.

Un año después del lanzamiento de la Campaña "Adopta un Clítoris" de Clitoraid, una organización no lucrativa basada en Las Vegas, está a punto de colocar la piedra angular de un hospital único en Burkina Faso para restablecer-el-placer. En las nuevas instalaciones, cientos y eventualmente miles de mujeres serán operadas para reparar sus organos sexuales que fueron mutilados en contra de su voluntad durante su niñez.

Según una brutal tradición que todavía persiste en ciertas partes del mundo, las niñas son obligadas a someterse a un procedimiento atrozmente doloroso a través del cual su clítoris le es extirpado. Este acto tipicamente se lleva a cabo sin ningún tipo de anestesia, y a menudo es hecho por mujeres de la familia, que ellas mismas han sido víctimas de esta práctica en su niñez.

Se estima que unos 135 millones de mujeres de todo el mundo son víctimas de esta detestable tradición. Hasta ahora, una vez hecho el daño, poco se podía hacer para ayudarles a conseguir el placer sexual conocido al resto de la humanidad.

La campaña para el hospital del placer tuvo su comienzo después de que el cirujano francés Dr. Pierre Foldes anunciara que había desarrollado una técnica que restablece la sensibilidad sexual de las mujers que han sufrido la eliminación del clítoris.


La historia de Clitoraid y el programa de Adopta un Clítoris


Rael, líder espiritual del Movimiento Raeliano, tuvo noticia del trabajo del Dr. Foldes y le vino la idea de ayudar a tantas víctimas como fueran posibles a través de la creación de Clitoraid.

Rael a menudo dice que salvar a las mujeres es salvar a la humanidad, ya que la feminidad representa su futuro. Con el apoyo de Rael y la ayuda de otros, se formó Clitoraid, y su programa de Adopta un Clítoris fué diseñado no solamente para ayudar a unas pocas mujeres, sino para financiar la construcción de una unidad médica única, sanitaria y especializada, en la que las mujeres de todas nacionalidades y religiones puedan tener su sensación clitoral "restablecida".

El hospital resultante, la culminación de intensivos esfuerzos para recoger fondos de los Raelianos y otros, será localizado en Matourkou, en el suburbio al sur de Bobo Dioulasso, la segunda ciudad de Burkina Faso, a lo largo de la carretera Bobo Banfora.

Después de comprar primero el terreno y transportar los materiales para la construcción desde Canada y Europa, los benefactores de Clitoraid tienen confianza en que podrán recaudar los restantes $40.000 que se necesitan para terminar el edificio.

Las candidatas esperan el tratamiento de parte de médicos voluntarios


Banemanie Land Las mujeres afligidas han reaccionado con entusiasmo a las noticias del nuevo hospital. Más de 100 candidatas estan ya listas para ser operadas tan pronto como todo esté a punto, de acuerdo a Banemanie, directora de la asociación Voie Femenine de L' Epanouissement (A.V.F.E.), la representante de Clitoraid en Burkina Faso.

Varios médicos han ofrecido su ayuda, incluyendo a la Dra. Marci Bowers de Seattle, Wash. Uno de los primeros a ofrecerse como voluntario. Esta doctora completó su entrenamiento con el Dr. Foldes en Abril.

Burkina Faso es un de los países más pobres del planeta y uno en donde la cruel práctica de la circuncisión de clítoris es más prevalente de forma chocante. El tiempo que usted tarda en leer este artículo, varias niñas más en este país solamente ya habrán sido mutiladas.

Sin embargo, esta brutal costumbre no esta reducida a Burkina Faso solamente, ni mucho menos. Millones de mujeres en otras partes también están predestinadas a vivir sus vidas sin placer sexual a menos que se les preste ayuda. La vasta mayoría de estas mujeres, especialmente aquellas que viven en naciones extremadamente pobres como Burkina Faso, no tienen los fondos necesarios para poder acceder a la nueva operación de restablecimiento. La campaña de Adopta un Clítoris fué diseñada para ayudarles.

Atacando la raíz del problema

Mientras tanto, este programa está asestando un poderoso golpe a la fuente del problema. El nuevo hospital no es solamente un obsequio inesperado para las mujeres que han perdido su dignidad, sinó tambien una clara señal a aquellos que perpetúan la mutilación de clítoris de que lo que están haciendo es inútil.

Esta es la razón por la cual muchas mujeres de Burkina han decidido involucrarse profundamente en la construcción del hospital. Por centenas vienen de escuelas locales y suburbios, y van a llevar literalmente las piedras para construir el edificio como manera simbólica de liberarse a si mismas de la servitud y de la reprensible tradición que les niega el esencial derecho humano al placer físico.

La ceremonia de la piedra angular se celebrará el Sabado, 26 de Mayo. Varios VIP's han sido invitados y los miembros de la prensa nacional e internacional están invitados.

PPara conocer más sobre Clitoraid y sus actividades visitar www.clitoraid.org.